jueves, 3 de mayo de 2012

VIEJO MUELLE...QUERIDO! (*)


Cuando te vi
como un gigante solitario
                          herido
no pude contener mis lágrimas

Y me remonté
como en un sueño
a tantas historias
                        de muertes tristes
                        y amores bellos

A una infancia de "restinga" en el verano
A la "zorrita" que nos llevaba a la escuela
Al tren gritón incansable con su carga
y al "autovía" en el que viajaba feliz pero...
                         (aún rememoro la tragedia de aquel día)
A la aventura de ir en barco en la lanchita
trepando por la "escala de gato"
o bajando en el "cajón" hasta la "chata"

El sol parecía deshilvanarse mas tranquilo en aquellos tiempos
                         acariciando a los lobos somnolientos
                         jugando con gaviotas y toninas
                         saludando alos cardúmenes de peces
                         (inundando mis ojos de hermosura)

En tanto...
¡ Cuántos hombres!
¡ Cuántos!
                        La piel engrosada de salitre
                        Los rostros golpeados por el frio
                        Las manos gastadas de viento y de tormentas
Dejaban todo
para ir a atracar un petrolero
                        (no había navidades ni años nuevos)

¡La vida dejaban!
¡Sus almas y sus cuerpos!
                        Envejeciendo de apuro
                        a fuerza de sacrificio
                        de alcohol
                        de esmero

Rudos
Nobles
Ingenuos
Amaban el mar y su trabajo
nutriéndose de océano
                        (mi padre estuvo entre ellos)

Ya antes de había ido el barrio
de cuajo quedó deshecho
                        (y una flor que yo amaba se llevó el fuego)

Viejo muelle...querido!
Sé que estás lastimado

Pero si sabes lo que está pasando
no mires
deja tu cabeza hundida
                       (total, siguen usando tu esqueleto)

Todo ha cambiado
                        tanto!


A tu gente la están yendo
con un sabor amargo
y el corazón lleno de pena
                        (sobremuriendo)

Para ellos
Para vos
son estos versos

Y aunque en este cruel naufragio
haya que seguir con los remos
ni el tiempo ni las cenizas
podrán
          tapar
                 mis recuerdos.


Miguel Angel de Boer
Comodoro Rivadavia. Chubut
Junio 2002

(*) Poema que escribí cuando, luego de la privatización de YPF y fruto del abandono y el vaciamiento que sufrió la empreza, cayó hundido por el viento el viejo muelle de General Moscono (Km3) en Comodoro Rivadavia.
Está dedicado a mi viejo ya todos los que como él, dieron la vida por su trabajo, convencidos de que la honradez, la responsabilidad y el compromiso, eran inherentes a la dignidad humana.

8 comentarios:

  1. Estos versos permanecerán siempre vivos en el alma de Comodoro Rivadavia. Sólo un verdadero artista lo podría haber expresado de esta manera.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno, Miguel....que lindo recuedo para tu padre, trabajador como también lo fue el Gringo Walter, mi padre...
    Un abrazo
    PD. He vuelto a mi blog con un cuento corto...

    ResponderEliminar
  3. Querido amigo, como siempre tu palabra, tu poética mirada de la vida y de la muerte me estremece, comparto con amigos y contactos tu poema, un abrazo. Angelina.

    ResponderEliminar
  4. Hermosa evocación y justo homenaje.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Gracias!!
    De todo corazón, mi emocionado agradecimiento por sus palabras!

    ResponderEliminar
  6. Hermoso poético lleno de luz tu texto

    ResponderEliminar